martes, 24 de abril de 2007

The Dark Side of the Moon Live!

Como ya anticipé hace unos meses, el pasado fin de semana hemos estado en Barcelona, con motivo de la visita del Sr. Waters y sus amigos (¡qué amigos, por cierto!), que nos deleitaron con uno de los mejores conciertos que he podido ver –hasta hoy- en directo. Para mi hijo, el mejor sin duda alguna, aunque espero que tenga la ocasión de disfrutar muchos más. Por decirlo con pocas palabras, A-LU-CI-NAN-TE. Aún hoy, tres días después, retumban en mis oídos algunas de las canciones más emblemáticas de la banda, y se me ponen “las carnes de punta” al rememorar algunos de los temas que nunca fueron mis favoritos, y sin embargo consiguieron emocionarme por la perfección con que fueron interpretados. Sólo un pero: el sonido, en mi opinión, falló en ocasiones (sobre todo en el tramo final), aunque tal vez fuese en mi zona nada más. Comentando esto con mi amigo Paco, que se encontraba en un área distinta, me dijo que él también había tenido esa impresión, pero en líneas generales, ambos coincidimos en darle un sobresaliente, al igual que el resto de amigos que, desde distintos puntos de España, coincidimos allí esa noche para disfrutar, tal vez, de la última ocasión de ver en directo al “espíritu artístico”, al "alma" de Pink Floyd. Estoy seguro de que el Sr. Barret, esté donde esté, disfrutará con el emotivo homenaje que le brinda su amigo Waters cada vez que abraza el bajo. Y aunque ya he dicho antes que los músicos son muy buenos, eché de menos a Mr. Gilmour. No quiero ni pensar cómo habría sido además con él encima del escenario (sin quitar a nadie, ¿eh?). Sólo me queda decir, que espero que todos aquellos que estuvieron allí y leen este blog (porque sé que lo leen) dejen su testimonio en forma de comentario, añadiendo y corrigiendo, si fuese necesario, lo que yo he puesto, pues seguro que me he dejado cosas en el tintero. Tal vez dentro de algunos días, ya en frío, escriba una segunda parte. Y a los “felizmente” divorciados del rock, decirles que no les entiendo y que no saben lo que se pierden...

¡Salud para todos!

4 comentarios:

Pericles dijo...

Tuve la oportunidad de ver a los Pink Floyd en Madrid en la década de los noventa. Vinieron sin Waters, claro está, y aunque su puesto estaba muy bien cubierto con un monstruo del bajo llamado Toni Levin (King Crimson, Peter Gabriel, Yes), el concierto del Palau fue mucho más hermoso, delirante y Floydiano. He asistido a muchos conciertos desde que me estrene con Camel en 1978 y el del sábado es de los más increibles que he visto. Me dio la sensación que estabamos presenciando un hito irrepetible. Lo peor, que "solo" durara dos horas y media. Nonanem.

pejiguera dijo...

La verdad, amigo Pericles, es que aunque duró poco más de dos horas y media, se me hizo muy corto. He visto por ahí algún que otro artículo sobre el concierto (éste, por ejemplo, es muy interesante: http://www.indyrock.es/rogerwaters.htm), pero en ninguno he podido leer cuántos espectadores tuvimos la suerte de disfrutar en el Palau Sant Jordi. ¿Alguien conoce el dato?

A ver si mañana tengo tiempo y escribo algo más reposado sobre el tema...

Pericles dijo...

El aforo del Palau son 17.000 sentados y 21.000 si se habilita la pista. Dado que estaba casi lleno, salvo las gradas cercanas al escenario supongo que seriamos unos 20.000 Floyditas.

Saludos

pejiguera dijo...

Gracias por el dato. Curiosamente, es la misma cifra que me vino a la cabeza, pero sin ningún cálculo de por medio. ¿Habemus fotos? ¿O vídeo? ¿ein?

Aún huelo a Palau y mañana hará una semana que salimos para Barcelona... ¡No me lo puedo creer!