viernes, 28 de septiembre de 2007

Cumpleaños - 1ª parte

Hoy, 28 de septiembre, es el cumpleaños de María, mi hija. Pero también lo es de mi buen amigo Paco, de Madrid (otra casualidad, ¿no?), aunque éste nació unos cuantos años antes que aquélla. Nos conocimos en Burgos, hace mucho, muuuuucho tiempo, “sirviendo” a la patria. Llegó al Gobierno Militar de la mano de Miguel, otra víctima del destino (y del desatino). Enseguida congeniamos, y de esa afinidad surgió un trío –permisos y rebajes mediante- inseparable. Desde entonces no hemos perdido el contacto, aunque Miguel se ha ido distanciando un poco. Con Paco hablo de vez en cuando por teléfono, nos escribimos tarjetas por navidad, y ahora, con Internet, chateamos. Además, esporádicamente se deja caer por este su blog y bajo el pseudónimo de Pericles, deja prueba escrita de ello. Teniendo en cuenta la distancia que nos separa, creo que mantengo con él un “roce” más frecuente del que conservo con otros amigos más cercanos geográficamente. Este año, sin ir más lejos, nos hemos visto en dos ocasiones: en el conciertazo de Roger Waters en Barcelona, y en Madrid hace unas semanas. No está mal.

Aún recuerdo una tarde del final de aquel verano, en la que, sentados en los escalones que daban al patio del Gobierno Militar, charlábamos sobre mi inminente licencia –yo era de un reemplazo anterior al suyo- y él sentenció: -“No nos volveremos a ver. Tú te irás por un lado, nosotros por otro y cada uno a sus cosas. Al principio tal vez nos llamemos y hablemos algo, pero luego, todo pasará al olvido y nuestra amistad será una anécdota más de la mili” . Ya le advertí que, al menos por mi parte, no iba a ser así. Creo que el tiempo ha acabado dándome la razón.
Aquellos "maravillosos" años

Feliz cumpleaños, amigo. Feliz cumpleaños, hija.

4 comentarios:

, dijo...

Gracias paaaapa!

Pericles dijo...

Gracias, querido "Peji" por tus palabras.Y por la foto, que aunque ya la habría visto no la recordaba. Tampoco recuerdo aquellas palabras que pones en mi boca, parecen de abuela infalible, pero si tu recuerdas que las dije, pues sea. Lo que dudo es que dijera eso de "que nosotros nos iremos por otro lado". Como que nosotros? Me creía el Papa por aquel entonces?
Bueno, muchas gracias y un abrazo constrictor. Ah¡ y felicidades a "cotellamas". Un poco tarde, eso sí.

Pericles dijo...

Dos días para partir, ¡¡¡¡¡Que nervios!!!!
Nonanem amigo

Pejiguera dijo...

Tal vez no fuesen exactamente esas palabras, pero sí el mensaje. Es fácil que no te acuerdes porque hace ya muchos años de eso. A mí se me quedó grabado porque me tocó un poco la moral. Cuando dijiste "nosotros", te referías a Miguel y a ti (ya dije antes que formábamos un trío inseparable), y esa tarde estábamos, como muchas otras, en el patio, fumando y charlando.