martes, 4 de septiembre de 2007

Incompatibilidad de menesteres

Los juegos, sobre todo si son adictivos, son muy poco compatibles con otras obligaciones, como por ejemplo, mantener actualizado un blog, encuadernar u otras cosillas que tengo pendientes. A mis años, he de reconocer que, sin ser un vicioso, soy un incondicional de los juegos de ordenador. Hasta hace bien poco, he estado dándole al “Diablo II”. Como sólo puedo jugar algunas noches y los fines de semana, me ha durado bastante –más de cinco años, creo-, en los que he podido acabar –o casi- con dos personajes. Pero si creía que éste era un juego adictivo, era porque aún no conocía el GTA S.Andreas, que cayó en mis manos por mi cumpleaños (gracias Rafa, gracias Vicen). El nivel de enganche es tal, que he tenido que imponerme un horario de tareas para poder cumplir con mis compromisos (escribir esto, entre otros). ¡Qué dura es la vida del jugador! En fin...

Les dejo, que tengo que echar una partidita, je, je.

No hay comentarios: