miércoles, 3 de octubre de 2007

Eclipse XV (penúltimo capítulo)

17 DE AGOSTO


Es nuestro último día completo en Hungría. Decidimos comprar algo para comer en casa y cenar fuera, para así poder hacer las maletas tranquilamente. Nos dirigimos hacia la carnicería que hay al otro lado de la carretera. Como no hemos cambiado de continente, los animales son los mismos que estamos acostumbrados a consumir. Tal vez se corten y despiecen de distinta forma, pero eso también ocurre en España. Compramos unas chuletas de cerdo y patatas y huevos para hacer una tortilla. Habíamos traído una botellita de aceite de oliva desde casa y vamos a exprimirla. Pensábamos que nos iba a sobrar cerveza la última vez que compramos, pero si nos descuidamos, aún nos falta. Después de la sagrada siesta, empezamos a recoger y a hacer las maletas. Por la noche, vamos a cenar a la Torony Csarda, para despedirnos. Allí ya nos conocen y conocemos la carta, aunque aún nos llevamos una sorpresa. Decidimos cenar “suave”, pues hemos comido bastante y no tenemos mucho apetito, además de que queremos pasar una noche tranquila, pues al día siguiente hay que madrugar. Para Pepe pedimos una tortilla con jamón y Vicen, después de pedir un plato de pasta, pregunta, con señas y con nuestro inútil inglés chapurreado, si lleva carne. Por fin se hace entender y el camarero, con una sonrisa, le contesta afirmativamente. Cuando nos traen la cena, sus espagueti llevan por encima tres hermosas chuletas de cerdo. Nuestras carcajadas aún retumban en el comedor, cuando traen el plato de Pepe, una tortilla de tamaño familiar que habría servido para cenar dos o tres personas. Como despedida no está mal, pero lo que pretendíamos que fuese una cena “light”, se ha convertido en una comilona en toda regla. Afortunadamente, los precios siguen contenidos, la cerveza estupenda y el ambiente tranquilo y amable. Todo un lujo en estos tiempos. Nos despedimos de todo el mundo con pena. Mañana a estas horas, estaremos cenando en casa, a cientos de kilómetros de aquí...

Continuará...

No hay comentarios: