sábado, 24 de noviembre de 2007

Homenaje

Después de una semana movidita en los terrenos familiar y laboral (lo primero es lo realmente serio y preocupante, lo segundo es un problema de educación, y no mía precisamente), vuelvo aquí para darles la paliza. Siento haberles tenido abandonados durante tanto tiempo, queridos cuatro lectores. Espero que la próxima semana esté la situación totalmente normalizada y las aguas vuelvan a su cauce. Mientras tanto, aquí les dejo esta joyita, extraída de la segunda parte de “El Quijote”, que como algunos sabrán, es lo que ando leyendo. Para redondear el momento, y como un pequeño homenaje a los genios, imagínenla –si quieren-, en la voz de Fernando Fernán Gómez, quien también ha decidido dejarnos esta semana:

“...en esto, ya comenzaban a gorjear en los árboles mil suertes de pintados pajarillos, y en sus diversos y alegres cantos parecía que daban la norabuena y saludaban a la fresca aurora, que ya por las puertas y balcones del Oriente iba descubriendo la hermosura de su rostro, sacudiendo de sus cabellos un número infinito de líquidas perlas, en cuyo suave licor bañándose las yerbas, parecía asimesmo que ellas brotaban y llovían blanco y menudo aljófar; los sauces destilaban maná sabroso, reíanse las fuentes, murmuraban los arroyos, alegrábanse las selvas y enriquecíanse los prados con su venida...”


¿Se puede escribir algo más bonito?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola! Com fa temps que no parlem, llig que camina la cosa un poc revolta, espere que tot t'isca bé i com dius les aigües tornen al seu llit.
Salut
Pasqual

Pejiguera dijo...

Hola Pasqual.
La vida, como ya sabemos, son dos ratos malos y uno bueno. Lo malo es que muchas veces el bueno es tener salud para trabajar (que no es poco). Por suerte, todo se ha estabilizado. Siempre nos queda la ilusión de que nos toque algo del "gordo", pero yo me conformo con poder hacerme la cerveza de los sábados a mediodía con los amigos, y una "charraeta" de vez en cuando, que es lo que nos da estabilidad para seguir al pie del cañón.

Gracies per les teves paraules de ánim, amic. Fins sempre.