martes, 27 de noviembre de 2007

Los sabios... ¡casi na!

El pasado viernes, los últimos rescoldos del Grupo Ilicitano de Astronomía –el grupo de sabios según algunos-, decidieron reunirse para recordar viejos tiempos. Como la asociación nunca dispuso de local propio –ni cedido, ni de alquiler, ni de ninguna otra forma que se les ocurra-, siempre tuvo que recurrir a cafeterías u otros negocios de restauración para celebrar sus reuniones. Teniendo en cuenta el tiempo transcurrido desde la última junta oficial –la de disolución y liquidación de bienes-, celebrada en los altos de El Boquerón de Plata (con esto pueden hacerse una idea de los años que han pasado), es lógico pensar que los ex-miembros hemos ido ganando, en crecimiento paralelo al de la edad, en nivel adquisitivo (en pocas palabras, que nos estamos aburguesando). Esto nos llevó a escoger un sitio acorde a la importancia de tan magno evento, decidiéndonos por El Asador Ilicitano, que no nos defraudó en absoluto. Entre aromas de “hígado de pato con verduritas salteadas”, o “jamón de bellota con cama de huevo y papas”, fuimos desgranando nuestros recuerdos, que llegaron al súmmum cuando Ramón (el Sr. Presidente para nosotros), echó mano del baúl de los recuerdos y rescató algunas fotos que hicieron que a algunos se nos saltasen las lágrimas -de la risa más que de la emoción, todo hay que decirlo- ¡Qué jovencitos estábamos todos! Esas imágenes fueron el acompañamiento perfecto en la sobremesa, cuando ya comenzaban a hacer efecto los vapores de los vinos que habíamos degustado durante la cena, y de los licores que estábamos apurando en esos momentos. Aún tuvimos valor para escaparnos a hacernos unas caipirinhas –caipiroski en mi caso- y nos despedimos prometiéndonos el repetir al menos una vez al año, para no perder el contacto (ni la salud, pues a nuestra edad, esto no se puede hacer todas las semanas sin poner en peligro nuestras lindas analíticas). A ver si me llega alguna imagen, oiga, y se la pongo por aquí.

No hay comentarios: