viernes, 25 de enero de 2008

Estamos en el siglo XXI...

...Y sí, hoy hace dos semanas que me quedé sin conexión a Internet. Otra vez les escribo esto de prestado, en un ordenador amigo. En casa, cuando activo el router, la lucecita roja de “no hay señal” me sonríe burlonamente, o a mí me lo parece. No les aburriré con todo lo negativo que ha ocurrido en este tiempo, que no ha sido poco, sino que seguiré contándoles qué he estado leyendo en estas dos semanas. Ya acabé “Las Cruzadas vistas por los árabes”, de Amin Malouf, así que estuve buscando los títulos que me recomendaba el Sr. Pericles en un post anterior. De momento parece que en una librería local me van a conseguir uno de ellos, el de Mr. Runciman, pero lo cierto es que aún no lo tengo (cosas de vivir en provincias), mientras que el de la Sra. Oldenbourg sólo está en edición de tapa dura y debe ser de lujo, porque vale alrededor de ¡¡40 euros!! Esto de leer se está poniendo cada vez más caro. A propósito, ¿el precio de los libros entra en el cálculo del IPC? Bueno, el caso es que para amenizar la espera he tenido que recurrir al fondo de biblioteca, que es como el de armario ese que tienen las mujeres, pero en libros. Ahí encontré “El Lazarillo de Tormes”, como imaginaba, muy divertido (y corto, apenas un suspiro de relato) y “Zalacaín el aventurero”, de Baroja, que si bien no me ha defraudado, he de reconocer que esperaba más de él. Hoy he cogido “Cánticos de la lejana Tierra”, de Arthur C. Clarke (un poquito de ciencia ficción para desengrasar). Y sigo en espera de que Vicen se acuerde de traerme “El péndulo de Focault”, del Sr. Eco, aunque me está dando pereza antes de comenzarlo por todo lo que he oído sobre él (de todo menos guapo). En fin, sigan atentos, que esto se arreglará pronto –espero- y me pondré al día en menos que canta un gallo. Mientras tanto, gracias por su paciencia y por seguir visitándome pese a todo.

No hay comentarios: