martes, 29 de enero de 2008

¡Ya tengo Interrrnetttttttt! (o eso parece)

Pues sí, después de 18 días sin servicio, parece que hemos vuelto a la normalidad, es decir, a pagar por un mega y disfrutar de menos de un cuarto de esa velocidad, con frecuentes interrupciones además. Cosas de la tecnología del siglo XXI y de la apuesta de Teleafónica por actualizar sus viejas centralitas con técnica y materiales de última generación. Eso, a pesar de que ganan poco dinero. Y encima, los ciudadanos, que somos unos maleducados y unos carbones (pone carbones, ¿eh?), no sabemos apreciar lo que hacen por nosotros y nos quejamos sin cesar, tanto de sus precios como de sus servicios. Los de Orange (y los de Ya, y todos los que no disponen de red propia y tienen que alquilársela a estos señores), ante cualquier queja se encuentran entre la espada y la pared, pues la solución no depende enteramente de ellos, así que van dando largas al reclamante hasta que a algún técnico de la compañía arrendadora se le ocurra pasarse a ver qué cable se ha soltado. Y que conste que no quiero echarles el muerto a éstos, pues los tengo por personas educadas y competentes, al menos a los que he tenido el gusto de tratar hasta ahora. Así que nada, que los monopolios, bien oficiales o bien encubiertos como éste que nos ocupa, no pueden traer nada bueno para el consumidor, que paga mansamente las tarifas más altas de Europa por un servicio similar o bastante inferior en la mayoría de los casos. ¿Aguantaremos mucho tiempo? Eternamente, estoy seguro. Cada vez estamos más gilipollas...

No hay comentarios: