domingo, 17 de febrero de 2008

Otra vez en El Pinet

El pasado lunes les hablaba de una visita reciente al Pinet, uno de los puntos aún “insaturados” del litoral ilicitano. Si bien el Ayuntamiento, obligado por la Ley de Costas –supongo- ha tomado algunas medidas impopulares, como el cierre y desmantelamiento del camping y otras construcciones en primera línea de playa, pienso que ello no traerá más que beneficios desde el punto de vista medioambiental, devolviendo a la naturaleza lo que le pertenece. Por otra parte, la Generalitat ha “domesticado” las dunas, restringiendo el paso a caminos delimitados por rústicas barandas de madera, haciendo un recorrido educativo, con miradores y paneles informativos, como ya adelanté brevemente en el ya citado post.

Pasarela entre las dunas, y al fondo, torre de observación

Me quejaba en él del impacto negativo sufrido por la avifauna –la más visible y audible- de la zona a raíz de esta adecuación o restricción, como quieran llamarla. Pues bien, luego comprobé que todas las fotos recientes que tengo de avocetas, charranes, cigüeñuelas, chorlitejos, flamencos, etc. hechas allí, están tomadas en abril y mayo, lo que me hizo dudar si no vendrían más tarde estas poblaciones a asentarse temporalmente en el lugar. Yo diría que por estas fechas ya estaba la zona rebosante de vida, pero no lo puedo afirmar con total seguridad. La naturaleza cambia mucho y muy rápidamente cuando de especies migratorias hablamos. Para corroborar esto, les diré que el pasado domingo estuve otra vez en el Clot de Galvañ*, después de haberlo visitado 15 días antes. Si entonces había una gran población de cerceta común, conviviendo pacíficamente con otra similar de gallinetas, en esta segunda ocasión sólo pude ver a estas últimas, junto con fochas, algún calamón despistado y un bonito rascón, a quien aún no tenía el gusto de conocer fuera de las guías. Lo que quiero decir con esto, es que si sólo hubiese hecho esta visita, habría dicho que la colonia de cercetas que otros años había visto en el Clot, había desaparecido, cosa totalmente incierta. Hace muchos años, un amigo también interesado en el tema y yo, visitábamos semanalmente nuestros lugares favoritos de avistamiento, con la principal finalidad de obtener alguna buena fotografía con el material de que disponíamos entonces, (bastante cutrecillo, por cierto, pero acorde a nuestras posibilidades económicas). Aunque hace mucho tiempo de eso, no recordaba cambios tan bruscos en la población, ni en la llegada, ni en la partida. Pero los años no pasan en balde, y puede que la memoria me juegue malas pasadas...

Panorama desde la torre de observación


* De esta visita les hablaré más ampliamente en otro post, con sus fotos y todo ¿vale?

3 comentarios:

Javier Falcó dijo...

Hola, no he podido resistir la tentación de darte mi opinión sobre este tema de El Pinet, pues es un sitio que le tengo mucho cariño y que conozco más o menos bien. Creo que mi punto de vista, puede aportar una visión interesante, ya que he podido realizar en esa zona algún que otro trabajo sobre determinadas especies de aves.

Pienso que llevas toda la razón cuando pones de relieve que a los políticos en general este tipo de actuaciones les sirve principalmente para sacarse la foto, sin pensar en las consecuencias que pueda acarrear y todavía más a los políticos que actualmente tienen competencias en esa zona, que no tiene ningún tipo de reparo en hacer cualquier cosa con tal de conseguir unos cuantos votos. Desgraciadamente hay muchas ocasiones en las que no hacen caso de los informes de algunos técnicos de la misma Conselleria que si tienen conciencia de esas repercusiones.

Hasta 1995 Rosario trabajaba para la Conselleria como bióloga y educadora en el P.N. de Las Salinas de Santa Pola y el Pinet. Precisamente ella diseñó ese itinerario o ruta en El Pinet (sólo el itinerario, sin vallas, ni miradores, ni demás parafernalias). Es verdad que El Pinet no está aislado, sino que forma parte del Parque Natural de Las Salinas de Santa Pola. La filosofía de crear una zona con itinerarios reside en fomentar la educación ambiental y el conocimiento de los valores naturales de los parques, (para defender una cosa hay que conocerla y apreciarla) siempre que existan zonas de reserva. Es decir, proteges el acceso del público a la mayor parte del espacio natural y destinas una pequeña parte a zona de visitas, con lo que las distintas especies que allí se puedan encontrar, siempre están salvaguardas, pudiéndose refugiar en las zonas de reserva si lo necesitan. Lo más probable es que tarde o temprano las aves acaben acostumbrándose a la presencia humana en las zonas donde se han realizado esas actuaciones. Así se genera una especie de modelo representativo del parque en cuestión. Este tipo de gestión es común en casi todos los parques naturales de España y de otros países. El Reino Unido fue uno de pioneros en implementar este tipo de actuaciones.

De todos modos, no es necesaria tanta obra faraónica (con algún que otro discreto hide es más que suficiente). Estas actuaciones más bien tratan de satisfacer las necesidades de los humanos que de las aves. Además la actual gestión de este espacio natural por parte de la administración es desde mi punto de vista, un auténtico desastre, del que no voy a escribir ahora. Si que diría que respecto a tu sorpresa al no encontrar allí una serie de especies que en las mismas fechas de años anteriores pudiste observar, que puede que no sea necesariamente por estas reformas que allí se han efectuado. Aunque tampoco hay que descartarlo. Todos solemos justificar un determinado suceso debido a una acción determinada y a veces no es una sola acción, sino la mezcla de varias. A mi personalmente me ha pasado que incluso en zonas de reserva (inaccesibles al público y tranquilas) cuando he estado realizando algún censo para la Conselleria (de esto hace mucho…) desaparecían especies de un sitio para reubicarse en otro. Esto puede deberse a muchas causas como por ejemplo al nivel de la lámina de agua y a la calidad de la misma (esto lógicamente depende del régimen hídrico), al alimento disponible, a la competencia interespecífica o intraespecífica, etc. o simplemente a que se producen circunstancias en las cuales, las aves optan por otro sitio alternativo por que creen que ofrece mejores posibilidades para su supervivencia

A mi siempre me ha sorprendido ver pollos de Cerceta pardilla en la charca que hay al otro lado de la torre del Tamarit (pegado a la N-332) o incluso en el mismo Clot de Galvany cuando el estrés o molestias que allí puede existir es muy alto. Vehículos a toda velocidad pasando por la N-332, perros y gente gritando en el Clot, por no hablar de la presión urbanística que allí existe. Sin embargo, no es suficiente para disuadir a que determinadas aves elijan esos sitios para reproducirse. El comportamiento de las diversas especies que podemos encontrar en estas zonas húmedas es un poco imprevisible. También añadiría que una pequeña parte de poblaciones de Flamenco, Avoceta o Cigüeñuela han dejado de ser migratorias y se han convertido en sedentarias, quedándose aquí todo el año. El sur de la península está en la frontera migratoria que divide el norte del sur, por lo que tiene un clima común a ambas zonas del paleártico occidental. A todo esto hay que añadir las variaciones de temperatura debido al cambio climático que está afectando claramente a la fenología de las aves, haciéndolo todo más complicado aún, si cabe.

Al final uno saca la conclusión de que es muy difícil aplicar las matemáticas al comportamiento de los seres vivos, máxime si le sumamos a esa complejidad, el destrozo que constantemente hacemos los humanos al medio ambiente.

Espero que en cualquier momento El Pinet vuelva a tener esa interesante diversidad ornitológica de la que hablas y que tanto nos hace disfrutar a los amantes de la naturaleza. Por cierto, enhorabuena por la fotografía de la Avoceta.

Pejiguera dijo...

Buenas noches, Javier. Jo, ¡menudo comentario! Como diría mi madre, "te habrás quedado descansando..." :-D

Pues sí, estoy seguro de que hay en la Generalitat personas altamente cualificadas, tragando quina ante muchas actuaciones y/o porque no se tiene en cuenta su opinión la mayoría de las veces. Por desgracia, quien está arriba no es siempre el que más sabe.

En cuanto a la "urbanización" de las dunas, me parece una burrada. Posiblemente alguien de la Consellería tenga un primo que se dedique a montar esas maderitas y demás. El año pasado estuvimos en las salinas de Torrevieja, donde tenían montado un tenderete igualito que éste y la avifauna, al igual que aquí, brillaba por su ausencia. Y aquél ya tenía aspecto de llevar algún año funcionando...

Seguramente tendrás también razón en lo de las idas y venidas de las aves, pues le has echado muchas horas a esto, pero recuerdo que, hace años, cuando salía de "caza fotográfica" contigo (o con Vicen, o con Rafa, o los cuatro juntos), sabíamos exactamente a qué lugar debíamos ir si queríamos ver flamencos, o avocetas, o cormoranes, o correlimos, o fochas, o un martín pescador... Y no siempre estaban allí, pero la mayoría de las veces acertábamos, y lo que es más importante, todos los años volvían a los mismos sitios. De acuerdo, de acuerdo, hace mucho tiempo de eso, pero creo que no han cambiado tanto las cosas. Aún tengo la esperanza de volver al Pinet un domingo de éstos, y ver que todo ha sido una falsa alarma, un error de fechas en mi memoria.

Ah, y me alegro de que te guste la foto, aunque ya sabes que ahora, con las digitales, es todo mucho más fácil (y económico. ¡Cuántos carretes habremos gastado un sábado tras otro!)

Un abrazo.

Pepin dijo...

en eso tienes razón, no hay casi aves y me obligais a ir para mover las piernas y no ver nada de fauna ... eh?