viernes, 7 de marzo de 2008

Descanse en paz

Esta mañana hemos enterrado a mi padre, y con él un trocito mío.

4 comentarios:

, dijo...

Mi madre siempre ha dicho que me he criado sola, pero estos días me he dado cuenta de que he tenido otros “padres” que también me han criado. Los abuelos lo dan todo por sus nietos, y yo he tenido la oportunidad de conocerlos jóvenes y capacitados, pero sobre todo he pasado bastante tiempo con ellos y he aprendido mucho de su forma de ser. Cuando era niña y me preguntaban a quién quería más, yo no lo dudaba y daba el nombre de mis favoritos: Tonica y Pepe. Por unas circunstancias u otras eran los que siempre estaban ahí y los que más caso me hacían cuando me ponía pesada, así que siempre les he tenido un cariño especial. Ellos eran los que muchas tardes me recogían del cole y me hacían la merienda y él especialmente era el que jugaba conmigo y me hacía reír. Hacíamos competiciones de contar coches de colores desde el balcón (él siempre me ganaba por que elegía el color blanco) o a inventarnos palabras o a los peluqueros. Me acuerdo especialmente de las tardes junto a la maquina de aparar cuando las dos abuelas trabajaban. En casa de una u otra siempre acababa cortando hilos para no aburrirme o emparejando las palas por números. La recompensa llegaba después con los Sugus que el abuelo guardaba en su armario, o con el donuts que de vez en cuando me compraba la abuela Tonica en Sandalio por portarme bien. La abuela no quiero que se vaya y a él le he tenido que despedir hoy, pero siempre le recordaré en su sillón, mirando hacia la ventana, hacia ningún sitio. En ese sillón donde de vez en cuando me sentaba en sus rodillas para cogerle el peine del bolsillo y jugar a los peluqueros. “Pero si ya no tengo pelo” Si que tienes abuelo, yo te lo peino para que estés guapo”. Sea por los genes, por el cariño que le tengo o por lo que me enseñó mientras fui pequeña, también un trocito de él se va conmigo… pero se queda otro que me hace ser como soy hoy.

Pejiguera dijo...

Gracias, hija, por ser como eres.

Reyes dijo...

A mi único tío y mi única prima:

Hoy me habéis hecho llorar de orgullo por ser familia vuestra. Sólo deseo que siempre, siempre sepáis lo mucho, muchísimo que os quiero. Un beso al infinito para Pepe, que también ha formado parte de mi vida. Vuestra sobrina y prima mayor.

Pejiguera dijo...

Siempre he dicho -y me reafirmo- que a los amigos se los puede escoger (o ellos a ti, no sé), pero la familia es la que te toca, buena o mala. No sabes cuánto me alegro de tener la familia que tengo.

Creo que no hace falta que diga más.

Un besote, sobrina. Gracias por pasarte por aquí.