lunes, 24 de marzo de 2008

Lecturas - 2ª parte

Pues sí, el segundo libro del cual quería hablarles es El péndulo de Foucault, de Umberto Eco. Tenía pendiente su lectura desde hace tiempo, pero no me había atrevido a comprarlo, pues había leído y oído comentarios muy dispares sobre el mismo. Menos mal que el buen amigo Vicen, que todo lo tiene (o casi todo), me lo prestó junto con el diccionario –muy útil en algunos pasajes, por cierto-, no sin antes advertirme con una socarrona sonrisa de lo que me esperaba. Y bueeeeno. Cuando al sábado siguiente, mientras nos hacíamos la cervecilla del mediodía, me preguntó que qué tal lo llevaba (entonces iba por la mitad), se lo resumí con una frase: Una Ida De Olla (así, en mayúsculas). Y curiosamente coincidimos. Parece mentira que una misma persona pueda escribir dos novelas tan distintas. Quien haya leído El nombre de la rosa y espere encontrar en El péndulo el mismo estilo que en el anterior, que no lo abra. Hay breves destellos en los que la intriga y el suspense brillan de forma amena e interesante, pero se alternan con los mucho más abundantes episodios oscuros y espesos, carne de psicoanalista. Dos semanas más tarde, en el mismo escenario, con el libro ya finalizado, le dije a Vicen que la única conclusión lógica que podía sacar es que Eco había escrito esa obra como libro de texto para sus alumnos de semiótica, y que su editor, animado por el éxito de El nombre de la rosa, le convenció para publicarlo como otra novela, teniendo que introducir sobre la marcha algunas modificaciones para hacerlo más asequible al público general (para que vean que también yo soy peliculero). Es, en resumen, un libro que desata pasiones (gusta o no gusta) y que a nadie deja indiferente, lo que ya es, de por sí, un mérito. Yo, de momento, lo único que puedo decirles es... que no lo compraré. Además, me queda una duda: ¿me atreveré con Baudolino?

Y dejo para una tercera parte a Mr. Harry Flashman. No se vayan todavía, aún hay más.

1 comentario:

Pepin dijo...

jojojojojojoojojjoojojo, que lector tu lees mas que juegas y tambien tienes que jugar