sábado, 26 de abril de 2008

Gaviota argéntea (Larus argentatus) o Gaviota patiamarilla (Larus cachinnans)

Corrección del título (ver comentarios):

Gaviota argéntea (Larus argentatus) o Gaviota patiamarilla (Larus cachinnans michahellis)


Con esta gaviota no había tenido problemas de identificación... ¡hasta que compré la última guía! Tengo por casa varias, y casi no se ponen de acuerdo. En la más antigua, “Aves acuáticas”, de Guías de Naturaleza Blume, con abundantes fotos y textos, la califica como Gaviota Argéntea, matizando que las patas de los individuos de las regiones mediterráneas, son amarillas. En el libro “Aves de España y de Europa”, de Christopher Perrins, publicado por Omega, con dibujos demasiado coloreados para mi gusto y texto muy esquemático, casi telegráfico, también habla de Gaviota Argéntea con patas rosadas (amarillas en la raza mediterránea). En mi última adquisición, “Guía de campo de las Aves de España y de Europa”, de Rob Hume, también de Ediciones Omega, con fotos de gran calidad, y explicaciones claras y con
cisas, aparece como Gaviota Patiamarilla, precisando, eso sí, que hay controversia en este tema, aunque un poco más adelante dice de ella que es grande y bonita, y está estrechamente relacionada con la Argéntea del NO de Europa, añadiendo que ocasionalmente crían la una junto a la otra. Sea cual sea la forma correcta de llamarla, lo que sí es cierto es que es un ave grande, con una envergadura de un metro y medio aproximadamente, y una longitud de entre 55 y 65 centímetros. Las avocetas y charranes la odian a muerte, pues en época de cría, la patiamarilla sobrevuela sus nidos para robar sus huevos en algún descuido. Mientras las primeras arman un gran alboroto, los segundos, de vuelo más ágil y veloz, acosan a la intrusa hasta que consiguen alejarla a una distancia prudente. Pero, la verdad es que, en lo que a alimentación se refiere, es una auténtica carroñera. A veces, al atardecer, veo desde mi sillón favorito bandadas de estas gaviotas que, formando largas y oblicuas filas o en “V”, regresan a la costa a descansar desde los vertederos del interior, donde, desde hace un tiempo, se han acostumbrado a buscar su sustento.

3 comentarios:

Javier Falcó dijo...

Hola José Luis, la especie de gaviota que ilustra esta entrada ha sufrido una evolución en cuanto a nombre científico se refiere. Se trata de un ejemplar de Gaviota patiamariila, pero no es exactamente Larus cachinnans, ni Larus argentatus sino Larus michahellis. La Gaviota patiamarilla antes se creía la misma especie que la argéntea pero con forma distinta. Esto ocurre en bastantes especies de aves, se trata de distintas variaciones en el color del plumaje, patas (en este caso que nos ocupa del rosa al amarillo) o pico, sólo por el hecho de la zona geográfica en la que reside, sin que existan diferencias genéticas. Así pues, lo gorriones del norte de Europa son más oscuros que en el sur, pero se trata de la misma especie. También se llegó a clasificar a la patiamarilla como subespecie de la argéntea y se le llamó Larus argentatus michahellis. Estudios posteriores del ADN de estas especies de gaviotas las has reclasificado y separado, siendo la la Gaviota argéntea (Larus argentatus) una especie y la Gaviota patiamarilla (Larus cachinnans) otra distinta. La Gaviota patiamarilla (Larus cachinnans) tiene a su vez varias subespecies en el mundo (5 en concreto) siendo la gaviota patiamarilla existente en la península ibérica la Larus cachinnans michahellis. Si entras en la web de la SEO verás que actualmente está clasificada como Gaviota patiamarilla (Larus michahellis). Es normal que las guías no reflejen estas reclasificaciones, pues no incorporan los últimos descubrimientos y trabajos científicos y una vez impresas arrastran esas imprecisiones.

Pejiguera dijo...

Gracias, Javier, por tu valiosa aclaración. Como verás, ya he rectificado el título de la entrada.

Saludos.

Pepin dijo...

que majestuosa