domingo, 31 de agosto de 2008

Una más, una menos

Hoy domingo hemos estado en El Pinet nuevamente. Nunca habíamos estado en pleno verano, pues el calor ha sido motivo suficiente para hacerme esquivar otras zonas húmedas que no fuesen los bares, pero nuestros compañeros de fatigas estivales, Dani y Rocío, aprovechando el final de sus vacaciones, estuvieron allí el pasado jueves con la intención de pasear. El fuerte viento de levante les hizo desistir, pero aún les dio tiempo a ver que aquello estaba lleno de “bichos”. Ese fue el parte que me transmitieron cuando vinieron a cenar, así que hoy hemos decidido hacer una visita, de la que hemos obtenido una de cal y otra de arena. El aspecto negativo ha sido la confirmación de que no hay tantos “bichos” como antaño, antes de la reforma. Ya hablé de esto aquí mismo en otra entrada, así que no me extenderé más sobre el particular, pero confío en que la cosa, con el tiempo, irá a mejor. En el lado positivo tengo que anotar el avistamiento de una especie desconocida para mí: la Canastera Común (Glareola pratincola), de la que he podido constatar la presencia de al menos una decena de individuos (e individuas). Además, alguna cigüeñuela inmadura se ha puesto al alcance de mi cámara, pero estas fotos se las enseñaré otro día. De momento, confórmense con la de la Canastera, más desconfiada –y por consiguiente alejada- pero mucho más tranquila a la hora de posar.


Ah, y a los que empiezan mañana a trabajar, que les sea leve. De verdad.


En la foto no se aprecia el tamaño, pero es un ave grande, como un mirlo o un apaput

No hay comentarios: