sábado, 7 de febrero de 2009

Allo-Allo

Como ya les dije hace poco, casi todas las noches, mientras cenamos, nos ponemos un capítulo de alguna serie “de las de antes”, como El Superagente 86, o de “un poco menos antes”, como Los Roper o Alló-Alló. Mientras que las dos primeras son bastante conocidas en general, al menos entre gente de cierta edad, la segunda pasó, al parecer, bastante desapercibida, pues cuando lo he comentado por ahí, algunos se me quedan mirando con cara de póquer. La serie, propiedad de la BBC inglesa, fue emitida en Gran Bretaña entre 1982 y 1992, pero en España no se pudo ver hasta 1986, donde llegó de mano de las autonómicas. Aunque no lo recuerdo muy bien, creo que en casa la descubrimos a través de uno de los canales del Canal Satélite Digital (puede que fuese Cartoon Network, que por el día tenía programación infantil y por la noche emitía series de este tipo), donde la veíamos en versión original con subtítulos en castellano, opción que les recomiendo si quieren sacarle todo el partido. Está ambientada en la 2ª Guerra mundial, en la Francia ocupada. La trama se desarrolla en Nouvion, en un pequeño café regentado por René, un francés maduro y poco agraciado que tiene un extraño irresistible y extraño atractivo para las mujeres. El local es frecuentado por ocupantes y ocupados y se mantiene gracias a los suministros que le proporcionan algunos mandos alemanes a cambio de los favores de sus camareras. Aparte de las dificultades propias de mantener ocultos a su mujer sus devaneos con sus empleadas, la cosa se va complicando cuando sus mejores clientes -el coronel de la guarnición alemana y su asistente- le proponen que les guarde el cuadro de “La Virgen caída (de los grandes pechos)” de Van Clomp hasta que acabe la guerra, pues piensan obtener con él su jubilación. Pero Hitler se entera de que el castillo de Nouvion tiene esta obra y algunas cosillas más de gran valor y decide que deben ser enviadas a Berlín, para lo que despacha con esa misión a un oficial de las SS, Herr Flick, ahijado de Himler. En fin, comedia de enredo típica de la BBC, con grandes dosis de humor y de mala leche, en la que se critica por igual a británicos, alemanes, franceses y hasta italianos, que llegan de rebote a colaborar en la ocupación. Y no les cuento más porque creo que deben verla. Si lo hacen, ya me contarán, ya...

No hay comentarios: