jueves, 7 de mayo de 2009

La cigüeñuela común (Himantopus himantopus)

Esta cigüeña en miniatura (de ahí le viene el nombre), de la misma familia que la avoceta, con quien convive sin problemas en aguas someras de lagunas costeras, charcas, salinas e incluso arrozales, llama inmediatamente la atención de quien la ve por su elegancia. El tamaño de su cuerpo es parecido al de una paloma, si bien más estilizado. Es inconfundible tanto en vuelo como posada, pues sus largas patas de un rosado brillante, casi rojo, no pasan desapercibidas. En esta zona se la puede ver con facilidad –y con abundancia- en El Pinet, aunque también he visto algún que otro ejemplar despistado en El Clot y, hace un par de semanas, una decena de ellos en un rincón de El Pantano. En lo que al nido se refiere, las fuentes que he consultado no se ponen de acuerdo: mientras que en unas de ellas hablan de hoyos poco profundos en bancos de arena o fango, a veces recubiertos de hojas o hierbas, en otras se dice que –en contra de las costumbres de las limícolas-, sus nidos son los de mayor tamaño y hechos con más esmero. Personalmente no puedo opinar, pues no he podido ver directamente ninguno, ya que, a diferencia de la avoceta, que pone en cualquier parte, casi descuidadamente, a la vista de todo el mundo y sin apenas hacer agujero, la cigüeñuela es más tímida o más celosa de su intimidad, yéndose a hacer sus puestas entre los arbustos de islotes u otros lugares de poco tránsito y difícil acceso. De todos modos, teniendo en cuenta que son primas cercanas, apostaría por la primera opción. Y ya para terminar, les dejo con algunas fotos conseguidas en la zona.




No hay comentarios: