miércoles, 22 de julio de 2009

Los cabezudos

Manel, el técnico que nos repara las máquinas de oficina en el trabajo, toca la dolçaina (dulzaina) en una “colla” o agrupación. La dolçaina es un instrumento de origen árabe, con sonido agudo y muy típico en fiestas y celebraciones de toda la Comunidad Valenciana. Aquí siempre lo hemos llamado “charamita”, aunque el vocablo correcto es “xirimita”. En compañía del tabalet, una especie de tamboril, es imprescindible en desfiles de “gegants i nans” (gigantes y cabezudos), tanto, que me resulta imposible imaginar a los unos sin los otros. Recuerdo cuando, en las fiestas de mi barrio en honor de San Pascual, todas las tardes sacaban a desfilar tres o cuatro cabezudos. La dolçaina y el tabalet abrían la comitiva, el segundo tocando ininterrumpidamente, mientras que la primera sólo entraba en acción en las plazas, cuando los nanos danzaban. Aún recuerdo la melodía exacta –siempre era la misma- y, si supiera solfeo, se la transcribiría aquí.

El caso es que, comentándolo un día con Manel, me dijo que en su colla habían comprado cuatro nanos y quedó en avisarme cuando los sacasen “de paseo” por Elche. Después de más de un año (ya pensaba que lo había olvidado), recibí un correo suyo en el que me informaba de su actuación, con danza incluida, en la Sala Cultural de La Llotja, espacio recientemente habilitado por el Ayuntamiento en la antigua Lonja de frutas y verduras. Y allí están tomadas las fotos que verán más abajo. Las figuras, nuevas, orondas, lustrosas, poco o nada tienen que ver con las que yo recuerdo de finales de los 60 y principios de los 70, pues aquéllas eran más rústicas, peor acabadas, de facciones más angulosas y grotescas (se comía menos, entonces) y, sobre todo, peor cuidadas. Alguien me comentó en una ocasión que las cabezas fueron “arrinconadas” de mala manera durante algunos años y que, cuando quisieron recuperarlas, éstas estaban totalmente inservibles. Es por eso que me alegro de que haya gente que, como Manel y sus compañeros, mantengan vivas estas tradiciones, que no hacen daño a nadie y son capaces aún de arrancar una sonrisa a grandes y chicos. Espero que disfruten.

Manel y la "Colla el Cascabot" en plena actuación

No hay comentarios: