jueves, 1 de octubre de 2009

¿Qué ando leyendo?

No les hablo sobre este tema desde hace más de dos meses, así que vamos a recuperar el tiempo perdido, pues, además, hay novedades.

Poco antes de mis vacaciones, en una de las librerías locales (como no quiero hacer publicidad, no les diré que fue en Séneca), me regalaron un librito de promoción de la Editorial Anagrama, titulado El mejor humor inglés, con una pequeña muestra de la obra de los autores que, bajo esa etiqueta, forman parte del catálogo de esa editorial: P.G. Wodehouse, Evelyn Waug, Tom Sharpe, Nick Hornby... Ha sido una gratísima sorpresa para mí el descubrimiento de la divertida pareja formada por Bertie Wooster y su mayordomo, Jeeves, salidos de la pluma de Wodehouse. Son obras cortas, publicadas por Anagrama en libritos de apenas 200 páginas que son, en mi opinión, la mejor receta para espantar el mal humor y esa tensión que a veces traemos a casa pegados desde el trabajo. Las dos que en estas últimas semanas he podido leer: El inimitable Jeeves y Jeeves y el espíritu feudal, me han enganchado de tal manera que ya ando buscando más títulos por ahí.

Otra de las obras que aparecen en el compendio, Wilt, de Tom Sharpe, la leí poco antes de irnos de viaje. Muy buenos los interrogatorios de la policía al protagonista y las respuestas de éste, pero el libro, que me gustó (mientras lo leía tenía la impresión de estar viendo una película de Woody Allen), no me ha dejado ese mono de leer sus secuelas –aunque probablemente lo haga- que me provocaron Wodehouse o, antes, MacDonald Fraser. Y ya que estamos, de este último he leído también este verano, durante el viaje, Flashman y los pieles rojas, donde el protagonista nos narra con todo detalle sus encuentros con Custer y lo acontecido en Little Big Horn. Como en otras novelas suyas que he leído hasta ahora, MacDonald nos da, de la mano de su criatura, una visión particular, como siempre muy amena y bien documentada, de este hecho histórico.

Y como se está haciendo esto más largo de lo que pensaba, si les parece, dejo para una segunda parte el resto de mis últimas lecturas.

No hay comentarios: