jueves, 29 de octubre de 2009

Malos tiempos

Sin ánimo de descubrir América, les diré que corren tiempos difíciles. Y no hablo sólo de España. En la empresa donde trabajo tratamos habitualmente con clientes de todo el mundo, desde Chile hasta Australia, pasando por Japón, Chipre o Polonia, por citar algunos países. Todos coinciden en decir que allí la cosa está muy mal. Cuando les decimos que aquí está bastante fea, nos contestan que allí aún está peor, sean de donde sean, como si quisiesen apropiarse del título de “más jodidos del planeta”, económicamente hablando. Supongo que allí, como aquí, echarán la culpa al tonto del pueblo, sin asumir nadie su parte de yerro y sin advertir que, realmente, los tontos somos nosotros. El caso es que, en estos tiempos, es cuando florecen los “vivos” (que nooo, que no voy a hablar del caso Gurtel), unos por necesidad y otros por vicio, para vivir a costa de los que no lo son tanto.

En lo que llevamos de año, me he encontrado en los “limpia” del coche algunos folletitos como los que les incluyo más abajo, ofreciendo unos servicios de lo más curioso. En dos de ellos aparecen, si se fijan, dos profesores de distinto nombre pero con el mismo número de teléfono. El otro, mucho más conciso en el mensaje, promete, entre otras cosas “...detener divorcios y amarrar, para que venga sumiso, obediente y fiel...”. En fin, que ya dije en una ocasión que no estoy en contra de que la gente se busque la vida, pero, por favor, que no sea a costa de la desesperación y/o la ignorancia del prójimo (o prójima, más propensa a este tipo de “servicios”).

Pulsen sobre las imágenes para verlas en grande


No hay comentarios: