martes, 15 de diciembre de 2009

De cooperantes y de maleantes.

El pasado 28 de noviembre, los amigos Alberto y señora, partían camino del Sáhara en misión humanitaria, concretamente a echar un vistazo a los ojos de aquellas personas dejadas de la mano de ZP y demás dirigentes europeos, sin contar a la ONU y a otros países de los comúnmente denominados civilizados. Dos días más tarde, me enteré de la noticia del secuestro de unos cooperantes en la zona y, casi simultáneamente, comenzaba el rocambolesco “incidente Haidar”, que sería de risa si no fuese porque es para llorar. Cuando escribo esto, ninguno de los dos asuntos ha sido solucionado, ni tienen, en mi modesta opinión, visos de resolverse a muy corto plazo. Con respecto al primero, respiré tranquilo –dentro de lo que cabe- al conocerse la identidad de los secuestrados, y más aún cuando se supo también la de los secuestradores. En cuanto a Alberto y compañía, ya me advirtió antes de marcharse de que iban a estar literalmente incomunicados (no iban a Tinduf, sino a otro campamento más al Sur, cuyo nombre no recuerdo, donde los medios son aún más precarios, si cabe), así que cuando vuelvan, dentro de unos días, nos pondrán al corriente de cómo se han vivido allí estas situaciones. Ya les contaré, pues seguro que tiene miga la cosa.

No hay comentarios: