lunes, 7 de diciembre de 2009

Festival Medieval 2009

Pues, otro año más, hemos tenido Festival Medieval en Elche, como ya les anuncié. Fueron dos fines de semana intensos, repletos de actividades, pasacalles y... mercadillo. No lo pasamos mal, no. El primer acto al que asistimos fue a una ceremonia Sema en el Gran Teatro, a cargo de Galata Mevlevileri Derviches, de Turquía, que era más liturgia que espectáculo. Mentiría si dijera que no me gustó, pero me sorprendió porque esperaba algo más folclórico y menos espiritual. Por lo visto, el resto de asistentes estaba tan sorprendido como yo, pues los ejecutantes, desde los músicos (entre los que había una mujer), hasta el maestro espiritual, pasando por los derviches, transmitían tal solemnidad, que cuando saludaron al comenzar y al finalizar la ceremonia, no sabíamos qué hacer, y nadie se atrevió a aplaudir. No habría estado mal que, junto con el pequeño programa que nos dieron a la entrada, nos hubiesen explicado algo sobre el tema, pues nos fuimos sin saber si habíamos hecho bien o no, aunque creo que acertamos. Aquí tienen alguno de los momentos mágicos.


Al día siguiente asistimos, en el Hort del Xocolater, entre palmeras, a una versión más artística de la danza sufí, más parecida a lo que esperaba. De la mano del también turco Ziya Azazi, casi llegamos al trance con sus incansables giros, en un espectáculo donde la danza, la luz y el sonido se combinaban de forma muy atractiva para, durante treinta minutos, mantenernos embobados. Ahí van dos imágenes de Dervish in progress.


El plato fuerte tendría lugar en el fin de semana siguiente, pero coincidió con la maratón fotográfica crevillentina, y llegué tan cansado de ella, que no tuve el coraje suficiente para coger la mochila de nuevo y salir a la calle. Como mi mujer y mi hijo estaban también en baja forma (a mi regreso encontré a la primera en el sofá, enrollada en una manta, con una de sus indisposiciones digestivas, mientras que el segundo estaba en la cama con jaqueca), no tuve quien me animara a hacerlo, así que provisto de chándal y zapatillas, me arrellané en el sillón a ver el fútbol (la carne es débil). Aparte de las fotos de arriba, podrán ver más imágenes relacionadas con el Festival en mi galería en Flickr (encontrarán el enlace a la derecha). Gracias por su visita.

No hay comentarios: