miércoles, 23 de diciembre de 2009

Lo mejor de la gastronomía

A principios de noviembre (del 7 al 11 concretamente), se celebró en el IFA de Torrellano el Congreso nacional Lo mejor de la Gastronomía, evento que venía celebrándose anteriormente en San Sebastián. Paralelamente al congreso, se programaron diversas actividades, algunas de ellas en Elche (no podemos obviar el hecho de que los pabellones de IFA se encuentran en nuestro término municipal), como un concurso de huevos fritos, otro de alioli y un debate-coloquio sobre el estado actual de la gastronomía española, celebrado en la rotonda del Parque Municipal, en el que intervinieron, entre otros, Quique Dacosta, Susi Díaz (conocida cocinera local) y Paco Torreblanca como representantes de los restauradores; del lado de los usuarios, y por hacer la cosa más amena y divertida (supongo), algunos de los escogidos fueron José Mª Iñigo, el Gran Wyoming y Santiago Segura. Verán algunas fotos más abajo. Como la cosa iba medio en serio, medio en broma, se dijeron muchas tonterías, pero también muchas verdades, entre ellas, la que dijo el Sr. Iñigo aludiendo a aquellos hosteleros que, especializados en elaborar ciertos manjares, especialmente sencillos, a precios accesibles para la mayoría de los mortales, se meten en camisa de once varas. Puso el ejemplo de ese asador en el pueblo, donde todo el mundo va a comer chuletas de cordero, o gazpacho, porque están cojonudos. Sitios de menú corto pero suculento, donde no saben hacer muchas cosas, pero las que hacen están riquísimas, después de tantos años de especialización. Pues bien, de la noche a la mañana, llegas a ese mesón y te encuentras a Pepe, el propietario-cocinero-relaciones públicas-sumiller, puesto de gorro y delantal verde de diseño, con su nombre bordado en oro y con una carta de “alta mariconería” (y perdón por la expresión) bajo el brazo. Una carta de donde, en el mejor de los casos, no habrán desaparecido aquellos guisos por los que hemos venido siempre, pero cuyo protagonismo ha sido sustituido por otros de nombre más rimbombante y peor sustancia. De inmediato me vino a la cabeza el negocio regentado por unos amigos, perdido en medio de la sierra, a donde solemos ir al menos una vez al año -está a hora y media en coche de aquí- para no perder el contacto y casi por tradición (una tradición que dura más de 20 años). Allí hemos comido siempre, servidos en platos de “duralex” -transparentes y rayados por el uso-, esas patatas fritas en la leña, esas chuletas de cordero a la brasa o ese conejo frito con ajo cabañil que hacen que se te salten las lágrimas, de tan buenos que suelen estar. Con el tiempo, los platos y vasos “como los de casa” han ido siendo sustituidos paulatinamente por vajilla normal de hostelería, incorporando –por fin- detalles como copas para el vino o cubiertos todos iguales. Pero con estos cambios llegaron otros, como entradas en la carta del tipo Lomo de jabalí con salsa de castañas, Brochetas de ciervo o Perdiz confitada, habiendo desaparecido esos que tanto nos gustaban. Como tengo la suficiente confianza –y soy lo bastante “cascaor”- como para decirles lo que pienso, lo hemos hablado en más de una ocasión, a lo que siempre me han respondido que se han tenido que adaptar a lo que la gente les pide, pues su clientela estaba harta de sota, caballo y rey. Ella soporta mejor la crítica, pues creo que se ha dado cuenta de que la exagero un poco, pero él se la toma más a pecho, y le noto en los ojillos que le he tocado la fibra, por no decir otra cosa. En nuestra última visita, hace ahora un par de meses, convinimos en que, a la próxima, pediríamos un menú “clásico”, con su fuente de chuletas de cordero o conejo frito y otra de patatas, abundantes y con un fondillo de aceite en el culo de la bandeja, donde mojan los que se quedan con ganas o los que no pueden resistirse a la gula, a pesar del colesterol, los triglicéridos y todas esas tonterías que nos joden la vida.

Y ya para terminar, y por si acaso lee esto: Paco, no te mosquees, que sabes que te queremos mucho, hombre. :-)

No hay comentarios: