domingo, 28 de febrero de 2010

La Rambla Salada

Hace unas semanas, aprovechando la salida mensual del grupo Elche/Elx de fotografía, estuvimos en la Rambla Salada. Es un lugar bastante curioso y, pese a que está muy cerca de Elche (en Albatera, yendo en dirección de la Sierra de Crevillente), una vez pasado el primer acueducto, el paisaje se transforma como si estuviésemos en otro lugar totalmente distinto.

La rambla toma su nombre de un nacimiento de agua, muy rica en sal, que se acumula en caprichosas formaciones en la surgencia. Como también contiene hierro, el color rojizo que le confiere éste da lugar a un riquísimo y fotogénico contraste, como verán en las fotos de más abajo. A pocos metros del manantial, cuando los cristales de sal comienzan a desaparecer, se dan otras combinaciones de colores que me recordaron, aunque muy de lejos y a mucha menor escala, a las imágenes que he visto de Riotinto. 

Si bien el recorrido, sin ser un paseo, no es excesivamente duro ni peligroso, no se lo recomiendo si tienen vértigo o son en exceso precavidos, pues durante la ruta hay que atravesar varios acueductos, que, bien por su altura (no mucha), bien por su mal estado (casi todos), pueden frenar a alguien que llegue solo al lugar o no confíe mucho en su buena suerte. Aparte de las fotos que les muestro, pueden ver más (mías y de los demás excursionistas) pulsando aquí. Que disfruten.

jueves, 25 de febrero de 2010

San Antón 2010

Creo que ya les conté que, por San Antón, patrón de los alpargateros, hacen la fiesta en el barrio homónimo, barrio que puedo ver desde mi sillón favorito. La fiesta se celebra en el fin de semana siguiente al día de la onomástica. El sábado por la noche, junto a la ermita, se enciende una hoguera enorme (recuerdo haber visto algunas veces las llamas sobrepasando la altura del campanario), mientras los vecinos van girando alrededor, al ritmo de los cánticos y del licor de cantueso (por cierto, a mí siempre me invitan). Cuando desaparecen las llamas y sólo quedan las brasas, los más valientes se aventuran a saltarlas, con lo que todos los años hay algún quemado (normalmente, también con olor a cantueso y otras hierbas). Desde luego, en los tres o cuatro años que llevo bajando a la hoguera, he visto que las medidas de seguridad han ido aumentando. Este año, incluso pusieron una valla a la distancia que, bomberos y policía local, consideraron suficiente para mantener al personal razonablemente seguro mientras el fuego estaba en su apogeo. Además, para amenizar el momento, los chicos y chicas de Sarabanda nos deleitaban a ritmo de batucada, cosa que hizo que casi todo el mundo estuviese más pendiente de la banda que de la hoguera. De todos modos, llegado el momento de saltar, hubo dos valientes que pensaron hacerlo al mismo tiempo, pero cada uno por un lado, con choque central y caída braseril incluidos. Yo no pude verlo, porque estaba entretenido haciendo fotos a los de la batucada, pero el amigo Rafa, que prefirió el otro espectáculo, lo “disfrutó” en directo. El caso es que, el caer éstos y el apagar los bomberos la hoguera, fue cuestión de minutos, con lo que la del 2010 ha sido la celebración más corta que he visto. Por si esto fuese poco, la ermita, que en esas noches siempre ha estado abierta, para que los parroquianos honraran a su Patrón y se turnaran para tocar la campana hasta que se rompiese la cuerda, estaba cerrada a cal y canto.
Algunos se fueron detrás de los tambores, pues muy convenientemente, a alguien de la comisión se le ocurrió improvisar un pasacalles para sacar a la gente de allí, pero la mayoría de los vecinos volvían hacia sus casas refunfuñando. Todos los años oigo a algún niño decir: -“Jo, se van a cargar la fiesta”. No sé a quién se referirán, pero creo que cada vez tienen más razón.

sábado, 20 de febrero de 2010

La venta ambulante y la cultura

En los mercadillos siempre podemos encontrar letreros de lo más curioso, tanto, que incluso hay presentaciones corriendo por ahí con recopilaciones de las más graciosas. También es cierto que la crisis agudiza el ingenio, y hay que buscar armas para vender. Si alguien piensa que el comercio textil está reñido con la cultura, está muy equivocado. Vean si no la foto de más abajo, recibida hace unos días del amigo Vicen. 


domingo, 14 de febrero de 2010

Me estoy motorizando

Llevo ya bastante tiempo dándole vueltas al tema, y ya me he decidido, o casi. Eso de ir a trabajar todos los días, es una cosa a la que al final acaba uno acostumbrándose, pero hacerlo solo, en un vehículo que no consume menos de 16 litros de gasóleo cada 100 kilómetros, cada vez más me parece una barbaridad. Con el beneplácito de mi señora –aún no muy convencida, eso sí-, he estado viendo, por Internet primero, y en directo después, algunas motos de 125 cc tipo “custom”, que son las que más me gustan. La verdad es que son bastante más aparatosas al natural que en foto, pero para que se hagan una idea de lo que estoy mirando, les dejo con estas imágenes:

En lo económico, andan por los 3.000 euros puestas en la calle, cascos, guantes y candado incluidos. Con un consumo que preveo entre 3 y 4 litros, calculando así por encima, la moto quedaría amortizada en dos o tres años a lo sumo. Vamos, que se pagaría ella solita. De momento, la principal candidata está siendo la Marauder, en detrimento de mi favorita, la Intruder, que tiene en contra el precio final (3.800 euros) y el color (sólo está en gris), aparte de ser más contaminante (las tienen matriculadas desde el 2008 para ahorrarse una pasta con el nuevo impuesto, según me dijeron). En cuanto a la Kymco Zing II Darkside (véanla aquí debajo), me ha decepcionado un poco al verla “en persona”, la verdad. En foto ya había algún que otro  detalle que me tiraba para atrás, como las llantas de aleación, aunque las pongan como una novedad presuntamente golosa. Hasta la jefa, que me ha acompañado al concesionario, nada más salir me ha dicho que para ésta, la otra a ojos cerrados. Y claro, no le voy a dar el disgusto...

Pues nada, en el momento en que les escribo esto, me queda por ver una, la Daelim Daystar, más económica que las otras y que, pese a ser china, no tiene mala prensa, más bien al contrario. La pega es que creo que tengo que ir hasta Alicante para poder tantearla, pues en Elche no he visto que la tenga nadie. Eso sin contar con las llantas, que también son un poco "raritas" para mi gusto. Vean, vean...
Así que nada, sigan atentos, que les mantendré informados (y su opinión será bien recibida, claro).     

miércoles, 10 de febrero de 2010

La encuesta de la ONU

Hay un chiste circulando por ahí, que resume las peculiaridades de algunos países, o mejor, de sus paisanos. El chascarrillo dice, más o menos, lo siguiente:

La ONU decide hacer una encuesta a nivel mundial. La encuesta más grande e importante de su historia. La pregunta fue:  'Diga honradamente qué opina de la escasez de alimentos en el resto del mundo, por favor'

Evaluadas las respuestas, los resultados no han podido ser más desalentadores. La encuesta ha sido un total fracaso, porque:

   * Los europeos no entendieron qué significaba 'escasez'.
   * Los africanos no sabían qué eran 'alimentos'.
   * Los israelíes no entendieron qué quería decir 'por favor'.
   * Los estadounidenses preguntaban qué significa 'el resto del mundo'.
   * Chinos y cubanos pedían que les explicaran el significado de 'opina'.
   * Y en los Parlamentos argentino, colombiano, chileno, boliviano, peruano, brasileño y venezolano, se sigue debatiendo al día de la fecha qué coño es eso de 'honradamente'.

No sé a quién se le habrá ocurrido algo tan absurdo. Como si pudiese ser verdad una cosa así...

domingo, 7 de febrero de 2010

Los Reyes Magos 2010

Parece mentira que, a estas alturas, aún no les haya hablado de los últimos Reyes. Y no es que viniesen cargados de carbón (que también), pero liado con otras cosas, Enero se me ha pasado en un suspiro. Creo que ya les conté que hago unas cartas extensas, con todo lujo de detalles (fotos, tarifas, pistas sobre dónde conseguir cada cosa...), más que nada por facilitar la labor de los pajes de sus majestades y evitar errores. Por lo visto, este año la he redactado mejor que nunca, porque han acertado en todo (aunque no lo han traído todo, claro). Y, ¿qué trajeron pues? Pues un relojito nuevo, cuya foto verán más abajo, para sustituir al viejo Swatch que lleva conmigo un montón de años y que ha pasado a descansar –merecidamente- al cajón de la mesita de noche.


También una renovación de mi cuenta de Flickr, donde tengo alojadas unas cuantas fotos (vean los enlaces de la derecha) y, cómo no, unos cuantos libros. Dos de ellos son pequeñas ediciones (en dimensiones y en páginas) facsímil, que la Editorial Maxtor ha realizado de obras de hace algunos siglos. Uno de ellos se titula Conocimiento de las catorce aves menores de jaula, por Juan Bautista Xamarro, impreso en 1775 (la ilustración de la tapa es muy reciente. Si ven las originales, bien podrían confundir a un jilguero con un perrillo de las praderas). El otro, Descripción de los juegos de la infancia, de Don Vicente Naharro, impreso más recientemente, en 1818. :-)

Aparte de éstos, vinieron tres más de Eduardo Mendoza, a quien me he aficionado recientemente: El laberinto de las aceitunas, El año del diluvio y La aventura del tocador de señoras. Los dos primeros ya los he terminado, pero de esto y de otras lecturas, les hablaré otro día si les parece.

jueves, 4 de febrero de 2010

Calendario 2010: Febrero

Nos hemos metido en Febrero y aún no les he contado cómo fueron (mejor cómo vinieron) los Reyes Magos este año. A ver si me pongo las pilas, que no puede ser...

Mientras, les dejaré la foto correspondiente a este mes del calendario 2010. La protagonista tal vez sea la casa más fotografiada de Sarlat-La Caneda, bonito pueblo medieval francés. Está justo en frente de “la linterna de los muertos”, una pequeña construcción, con forma de bala (o de supositorio), que hay a las espaldas de la iglesia, y es uno de los lugares más visitados. Los que, yendo hacia él, no han reparado en la casita, se la topan de frente al salir del patio de la linterna, con lo que la foto está asegurada. Aquí la tienen.

Y ya que les he hablado de la linterna, estaría feo dejarles con la curiosidad de verla, así que aquí la tienen también, para que no se diga. De nada. :-)