domingo, 21 de marzo de 2010

¡Ya tengo moto!

Pues sí, chicos (y chicas), sí, ya tengo moto. Encontré una Marauder de ocasión con 5 años y 7000 kilómetros y me he hecho con ella. Como la operación se ha formalizado a través del concesionario Suzuki en Elche, la garantía –un año- me la dan ellos, así que ayer la recogí lavada, peinada, revisada y con la ITV recién pasada. El amigo Carlos (mi ex-monitor de natación, ahora reconvertido en monitor de “motación”), me acompañó a recogerla y a llevarla hasta el campo de fútbol, donde hice mis primeras prácticas. Me explicó un par de trucos para controlar el tema de las marchas, para mí el más complicado, y a los 10 minutos de clase, ya parecía que había nacido encima de una moto. :-) Me animé tanto, que ya me había propuesto ir con ella hasta el mismo centro, donde había quedado con gente del grupo de fotografía para concretar un tema de una exposición que haremos en septiembre (de esto ya les hablaré más adelante). Mientras me lo pensaba, salí a la jungla, es decir, a la carretera, con un tráfico inusual en el lugar. Allí pude comprobar que aún no tenía el tema tan dominado como pensaba, así que llegué a casa con los cascabeles aún repicando, aparqué la moto y saqué el Cherokee. Pensaba haber dedicado la tarde a hacer algunas prácticas más, pero al jugar el Elche en casa, los alrededores de la mía, cercana al estadio, estaban bastante concurridos (de ahí también el gran movimiento circulatorio de la mañana, pues hoy me he enterado de que cada abonado tenía derecho a dos entradas gratis, lo que explica la larga cola formada en las taquillas mientras yo hacía mis pinitos por los alrededores), con lo que lo tuve que dejar para hoy. Y hoy, domingo, ha empezado el día como lo acabó el de ayer: lloviendo, así que la “operación Marauder” queda aplazada, a mi pesar, hasta el próximo fin de semana.

Ya les contaré.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Che pero que nivel. Ya te veo como integrante de los ángeles del infierno. Te ha faltado una foto ilustrativa de la adquisición. Me alegro de que estés contento y con ganas de que el sábado, me cuentes detalles y me enseñes la moto.
Nos vemos.
Vicen.

Pejiguera dijo...

Joer, Vicen, más que como ángel de infierno me veo como "demonio del paraíso", pero bueno, tampoco nos vamos a pelear por eso... :-)
Tienes razón en lo de la foto, pero ni a Carlitos ni a mi señora se les ocurrió coger la cámara, y yo estaba tan nervioso que no tenía tiempo ni de pensar. A ver si este fin de semana nos hace buen tiempo y puedo desquitarme en todos los sentidos... Sabes que estás invitado.