sábado, 24 de abril de 2010

Calendario 2010 - Abril

Paseando por Sarlat-La Caneda, al día siguiente de nuestra llegada, encontramos, en una de tantas revueltas, la antigua cárcel, hoy reconvertida en restaurante de postín. Me gusta callejear sin guías, para ir sorprendiéndome con los hallazgos, pero esto es un arma de doble filo, pues en ocasiones me he quedado a dos pasos de algo interesante por no haberlo sabido y haber dado la vuelta antes de hora. En esta ocasión casi nos la pasamos de largo, y si entré al jardín (desde la calle apenas se adivina lo que hay dentro), fue al ver a otros turistas hacerlo. Parte del personal de servicio estaba fuera, bajo el porche, descansando y preparándose para la posible avalancha que les vendría encima en unas horas, lo que frenaba en seco la curiosidad de los tempranos visitantes, que retrocedían cuchicheando entre ellos, como si hubiesen profanado un lugar sagrado o como niños sorprendidos en una travesura. Yo tampoco me adentré en demasía, lo justo para hacer esta foto, puede que contagiado por el comportamiento de mis predecesores. La verdad es que el lugar imponía un poco, tal vez por los uniformes de los divertidos camareros –quienes ya deben estar más que acostumbrados a ese trasiego-, tal vez por la tabla de precios que había a la entrada, excesivos para la mayor parte de los humanos sensatos y de bolsillo de clase media. Como siempre, si pulsan sobre la imagen, podrán verla con más detalle.

No hay comentarios: