martes, 27 de julio de 2010

Switzerland

Hace poco, les dije que este verano, nos vamos para Suiza. Los amigos Carlos y Edu, con sus respectivas, se vienen con nosotros, así que la diversión está asegurada. Finalmente, aceptaremos el consejo que nos dio Myriam Toma, de la oficina de turismo de Wilderswil, y nos moveremos en tren por el país. El sistema de transportes suizo es muy interesante. La completa red ferroviaria, que llega a sitios insospechados, se complementa y compenetra -con precisión suiza-  con barcos, autobuses postales, teleféricos y funiculares... En fin, que hemos echado cuentas y, sopesando los pros y contras del sistema, resulta que las tarjetas de transporte que tan caras nos parecían, no lo son tanto. Al menos en la zona de Interlaken, los accesos en coche están limitados en ciertos puntos, siendo obligatorio tomar otro medio de transporte para poder seguir (o ir haciendo piernas). Por lo que hemos podido ver, las excursiones se van entrelazando entre sí y ofrecen multitud de posibilidades y combinaciones de medios para ir y volver, posibilidades que se reducirían bastante al ir en coche, pues estaríamos obligados a empezar y acabar en el mismo punto. Eso sin contar la tranquilidad con que se bebe uno las cervezas, sabiendo que no tiene que conducir, je, je.

Y poco más puedo decirles, de momento, aparte de que cuento los días que faltan para las vacaciones y que la cámara está dando saltitos, nerviosa, dentro de su mochila, preparándose para el empacho de paisajes alpinos que se nos viene encima. :-)

No hay comentarios: