domingo, 12 de diciembre de 2010

Libros – XXXV

Para superar la congoja en que quedé sumido después de las lecturas de las aventuras de Harry Potter, recurrí a la re-lectura, con honores de estreno, de uno de los divertidos libritos de Wodehouse, concretamente De acuerdo, Jeeves, del que ya les hablé en otra ocasión.

Una vez recuperado el tono habitual, me dispuse a atacar un clásico de Roger Penrose, La nueva mente del emperador, pues hacía tiempo que no le hincaba el diente a ningún libro de ciencia. La elección no pudo ser peor. Tuve que dejarlo antes de llegar a la mitad, y eso que suelo ser tozudo en estas cosas. Me he tragado libros espesos de cualquier tema, pero éste se me caía de las manos. Si dominan las matemáticas y se atreven, adelante...

Aprovechando Los 8 días de oro (que realmente son 16 o más), curioseando por la sección de libros de ECI (que no es precisamente mi favorita), encontré dos ejemplares de la colección de Narrativas Históricas de Edhasa al interesante precio de 5.95 euros. Si conocen esta colección, sabrán que tienen una presentación muy cuidada, con tapa dura, papel de calidad, y guía de lectura entre otras características, así que el precio me pareció casi un regalo. Uno de ellos, Pasaje al Noroeste, de Kenneth Roberts, acabo de terminarlo, mientras que el otro, Viajeros ingleses, de Matthew Kneale, lo tengo en lista de espera. El de Roberts, si bien comienza algo aburrido, en seguida va cogiendo ritmo hasta atrapar al lector y sumergirlo en la atmósfera de la Norteamérica colonial de 1759, donde el ejército inglés luchaba contra indios y franceses en los bosques y lagos que hoy conforman la frontera entre los Estados Unidos y Canadá. En paisajes de impresionante belleza, muy bien descritos por el autor, se nos muestran personajes tan fascinantes como tramperos, comerciantes, canoeros y los primeros Rangers, al mando del Mayor Rogers, personaje con muchos claroscuros que Roberts coloca como secundario, pero que, en realidad, es el personaje principal, el eje de la novela. En sus 712 páginas, Roberts nos instruye sobre las costumbres de la época, describiendo minuciosamente vestidos, comportamientos y personalidad de los diversos colectivos que en su historia aparecen, incluso entre distintas tribus indias, explicándonos también las diferencias entre los dos bandos a la hora de hacer la guerra. Es una novela, en fin, para leer con un mapa cerca (el Google Earth puede ser ideal) para situarse mejor. Por cierto, de la primera parte del libro, se hizo una adaptación cinematográfica en 1940, dirigida por King Vidor y protagonizada por Spencer Tracy, que tendré que volver a ver, pues estoy seguro de que es una de las que nos ponían los sábados después de comer en Sesión de Tarde, en la primera cadena, y que tanto disfrutábamos grandes y pequeños. Ya les contaré.

Continuará...

No hay comentarios: